Poemas seleccionados de Joel Linares Moreno

De la ANTOLOGÍA DEL ASIENTO DE ATRÁS

La razón de ésta selección obedece al lugar y condición al ser escritos, las madrugadas y noches del viaje comprendido entre el pueblo mirandino de Santa Lucía y la ciudad de Caracas, a bordo de las unidades del transporte público superficial.

 

I

 

PEDIMENTO

 

A los poetas no los matan

Federico García Lorca (atribuida)

ESCONDE LA LÁMPARA humeante

hay ladrones en Granada

escóndela de la mano que jadea

de los dientes que caminan en la sombra

que su luz no entre en la pupila de sus labios

escóndela

no permitas que la roben

la buscan para matarla

escóndela de los mudos

de esos que hablan con cuchillos

escóndela en el escaparate del cuerpo

no dejes que se la lleven

ella misma se salvará en su baile

mientras

la muerte me abraza

Con sus dedos de ráfaga.

 

VERSO TRISTE

 

A Ramón Palomares

in memoriam

LA LLOVIZNA SUDA

en el útero cansado de la noche

acuchillados de sol

envenenados del deber

llega la hora de las máscaras

en ésta mañana de asma mal curada

busco un menjurgue de ánimo fresco

y paz recién molida

pero hace rato que esa repisa está vacía

y no hay piache disponible en este pueblo

de musgo y vapor

de ranchos de barro y tejas de tiempo

este pueblo que cruje en el frío

arropado de bruma

este pueblo

donde el único oficio conocido

es extrañarte hasta la miseria.

 

REENCUENTRO (DEL LATÍN RE-LIGARE: “RELIGIÓN”)

 

ANOCHE UNA CENTELLA -o una turba- quemó la iglesia.

Hoy el pueblo amaneció distinto,

sin campanas

sin ruegos

sin penitencias.

 

Como no había hostias

la gente compartió el pan aliñado

con el sudor y los cantos a la tierra

como no había vino

se embriagaron con la alegría

de reencontrarse en las calles gastadas

por el tiempo y el olvido.

 

Una totuma de cocuy en vez de agua bendita

la banda marcial tocaba un son de cadencia loca

y las flores para la virgen

bailaban en el cabello suelto de las mujeres.

 

Las espaldas enjutas se enderezaron

sin el peso de los santos en procesión

y las sonrisas llenaron cada losa

cada banco

y hasta al busto que descansa en la anciana placita.

 

¡Creo que Dios escucho sus oraciones!

 

ENSAYO FALLIDO DE UN PROVERBIO

 

Agrega poco a lo poco y dentro de poco tendrás mucho.

Guillermina Navarro (mi abuela)

 

HOY LA ROCA RESISTE AL RÍO

 

terminará en el mar

como roca

o arena.

Cuestión de tiempo

paciencia

y terquedad de río.

 

HOMOFOBIA

 

ELLOS,

se fundieron en el néctar de sus besos

El,

se disolvió en el ácido de su dogma.

 

II

 

ACERA DE UN MEDIODÍA CUALQUIERA

 

MARCHAN SIN MARCHA MARCIAL

en un desfile de tumulto y desorden sincronizado

buscando su destino por GPS

cada uno encerrado en su torre portátil

solos en la muchedumbre.

 

Un desespero indomable los amarra

los amordaza

su moneda es el grito y el paso acelerado

como la sangre que recorre sus venas

hirviente caldo de no vida.

 

Las manadas de hierro arrasan como tsunami

aúllan los coyotes de uniforme.

 

La poca paz que queda en sus ojos

depende de un tomacorriente abandonado

de donde conectar la ventanita de su mundo.

 

Cuanta falta hace un niño y su correlina inocente

en esta acera de medio día

y ciudad domesticadora

 

DOS MINUTOS.

 

UNA HISTORIA termina en la lágrima

una lágrima da los inicios en un beso

huye el niño de la mano y la angustia

dos siglos pesan las cuatro piernas

la ballena lleva un cardumen somnoliento.

 

Tres planetas giran

en los brazos del sol malabarista

la manada de centauros brama

un maniquí con silbato

tiene poder invisible en sus manos

la fiesta del viernes comienza a mi lado.

 

La cuenta regresiva para despegar

a la galaxia de la próxima esquina.

 

Caracas

dos minutos

un semáforo.

 

III

 

CASTIGO.

 

DOCE Y UN MINUTO de esta tarde.

Tu sonrisa de sol

en el desierto de mis días.

 

COBARDE TERNURA

 

EL,

descubrió que la incompletaba

al hacerla feliz tejía barrotes a su celda,

una madrugada

a pies juntillas

tomó sus alas y se fue.

 

Era la única forma de liberarla.

 

OBITUARIO MÍNIMO PARA UN AMOR QUE NO FUÉ

 

HOY ENTIERRO tu recuerdo

en el panteón de los sueños

sin alcanzar siquiera extrañarte.

Hoy esparzo las cenizas de mis caricias artesanas,

inexistentes

sobre el mar de los imposibles

lleno de islas agonizantes sin poder siquiera llorarte.

 

Hoy me dueles y me dueles tanto que te sonrío.

 

Hoy asisto al funeral de un beso no nacido.

***

 Joel Linares Moreno (Caracas 1973)  Educador Popular egresado de la Misión Cultura y la Misión Ribas, residente del pueblo de Santa Lucía, en los Valles del Tuy, promotor cultural desde hace 20 años, obtuvo el premio “Hugo Chávez, Esperanza y Poesía” otorgado por la Misión Venezolana ante la ONU en Ginebra, Suiza y la Medalla Ernesto Che Guevara, por sus aportes al trabajo voluntario de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad. Poeta invitado al 18vo Festival Internacional de Poesía de la Habana 2016, a la Jornada de solidaridad con Venezuela en el Bolívar Hall de Londres en 2013, al Festival Internacional de Poesía “Palabra en el Mundo” del Movimiento Poético Mundial y en el Festival Mundial de Poesía de Venezuela. Sus poemas han sido traducidos al inglés y al árabe y publicados en antologías y revistas de Inglaterra, Estados Unidos, México, Argentina, Siria y Venezuela.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: