Seis poemas de Tibisay Mendoza

*

Tengo una cigarra entre mis piernas

Yo no quiero que mude, pero de igual forma lo hace

y siempre consigue revivir el lánguido chillido cosas que hace que me queme

Algunas veces veo que come de mis uñas, suele enterrarse dentro de mí y chupar de mi savia

En lo particular prefiero esperar unos minutos, unas horas, hasta que le salga esas alas verdes que deseo jalar, tirar para no volver a ver

En días calurosos del mes de agosto llora y canta más de lo habitual porque desea cubrirse con el lodo de mis pensamientos cuando eso pasa,

Sé que puedo tomar de su cabeza y succionar de su sangre libre; es de un líquido humeante lleno de células de serendipia la que hace que mis pezones se conviertan en lunas en noches oscuras

*

Preferí matar ese insecto ponzoñoso llamado ilusión y así caer al vacío para luego

Ascender con mi propio cuerpo sin sombra alguna

Miedo no es más que pasión

Así descuartizo el engaño… con mi respiración

Para que aparezca el horizonte del mar y volver hacer lo que soy

Una mujer

Que sincroniza su útero, derrama leche de sus senos y baila con luna llena

Ya no me interesa y no me importa…

Suelto y libero para luego cabalgar desnuda con mi corazón

Allí me espera mi existencia, al final lo único que tengo

*

Abuelita araña teje mi vida; así como eres creadora del mundo, responsable de las estrellas

Así como tomaste tu hilo, lo ataste al rocío y con mucha fuerza arrojaste hacia arriba y el rocío se convirtió en cielo estrellado, vuelve cualquier existencia cierta

Acércate cielito estrellado y ábrete a mis sueños a mi hogar anhelado

Arañita estelar escucha mi yupaichani

*

A mis lágrimas le salen alas de libélulas

y esta noche me he convertido en media luna, a mi corazón le ha salido una abertura

mientras tanto yo espero el amanecer y recojo hilos del sol; así ahílo con devoción

Respiro soplos de vida en espiral para regresar con un péndulo al este, al oeste, al norte y al sur

Permanezco sonámbula hasta que la oscuridad de su último giro y sea receptiva en el vacío

-ya no tengo miedo-

mientras tanto los grillos tiritan amándose unos a los otros

Esta noche mi cuerpo puede posar en tu pensamiento y abrir un espacio de gratitud, esperanza de sueños en el ocaso

Así sentirme hacia adentro

*

Debajo de mi almohada hay un escarabajo que me sopla al oído

y en las madrugadas, se transforma, le salen colmillo e intenta alimentarse de mis pensamientos, aquellos… negativos

En noches calurosas, suele volar y regresar a mi cama

A veces deseo que se vaya, pero él lo sabe…

así, que esconde sus patas y se transforma en un caracol marino

que me canta como la mar

Es entonces cuando hago trato con él, para que me deje dormir

A la vista de la eternidad sigo viva y es así como aquel ser es feliz

No voy a desinfectar ni la cama, ni las sábanas, ni mucho menos la almohada [por si alguien lo pregunta]

Solo voy a dejar que este allí y que se coma todo pensamiento escurridizo, mal intencionado o egoísta

*

Existe algún motivo para la soledad…

que no sea los miedos perpetuo de nuestro ego

A la distancia se avecina el mar

y nosotros nos mantenemos en silencio

porque de esta manera nos alejamos del Amor.

Tibisay Mendoza. Nació en el mes de la hallaca, el pan de jamón y los regalos del niño Jésus. Su infancia la paso en un barrio de petare (el barrio de la agricultura), Palo Verde y su segundo país Colombia. De papá tachirense y mamá caldense. Desde pequeña se inclinó por las letras, la música y el arte. Recuerda muy bien el escondite que tenía en su cuarto donde guardaba su diario y objetos que les parecían poéticos. Al crecer fue a vivir a los Andes y se dio una pasada por las Letras y las Artes culminando Letras mención Historia del Arte posteriormente viaja más al trópico y obtiene conocimiento académicos para recuperar información y medios digitales. Ha incursionado en la comunicación, la información y la divulgación para diferentes entes públicos y privados. Es mamá de una niña que le alegra su existencia por eso la llamo Luna. Le gusta: el mar, los cielos estrellados, la naturaleza, la gente que ríe, los gatos, la música, vivir cada experiencia que le toca así sea buenas o malas porque que cree que los humanos no nacen se hacen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: