El bus

Tomo el bus que me trasladará de mi casa a la ciudad donde debo resolver unas diligencias…

Transito un largo trecho de pie…

Hasta que un conocido me cede un puesto,

Precisamente la octava butaca que azarosamente me correspondió en el bus que me llevaría diligentemente hasta mi destino

Espaldas de a dos, lado a lado de seres que apenas en algunos casos se reconocen en ese mínimo espacio

Hombros rígidos sobre los que imagino el soportar de historias y vivencias diversas

Frecuentemente elevo la mirada para discriminar no estén los ladrones que diariamente abordan la unidad colectiva…

Saludo a conocidos… observo el paisaje que me brinda esa ventana tan bonita…

¡Muévanse al pasillo por favor¡…

¡El bus va vacío¡ Grita el colector…

Cuando realmente va atestado de mujeres, hombres, ancianos, niños, jóvenes…

Suben y bajan personas en infinitas paradas…

De nuevo elevo la mirada y recorro el bus de adelante hacia atrás…

Me alegra pasar el lugar donde suelen descender los ladrones cada vez que cometen su fechoría, se alegra mi corazón…

Baja mi ansiedad…

Me concentro en esa hilera de butacas que en movimiento cinético se muestra ante mí…

Se asoma la sonrisa de una niña entre dos espaldas de una butaca lejana a la mía, me embarga una esperanza ver ese hermoso rostro.

Me concentro en el rostro del colector del bus, quien minutos antes hacía gala de su sagacidad para acomodar a más y más personas en ese reducido espacio, y que ahora en un pequeño descanso muestra cansancio pero a la vez regocijo por la tarea cumplida…

Llego a mi destino, desciendo del bus,

Atrapándome así una especie de tropel de gentes que van y vienen en distintas direcciones…

Queda en mi grabada la imagen de la niña sonriente

La cual me acompaña durante ratos

Hasta que luego de resuelta la diligencia

Debo volver a regresar a mi lugar de salida,

Decido irme en una ruta alterna, con menos riesgo pero con sus matices particulares que pienso me harán sentir una nueva experiencia de viaje…

Aun me embriaga el recuerdo de la risa hermosa de esa niña….

 

Por Laura María Morales

25 de julio de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: