Poema El Presidente de Caupolicán Ovalles

Del libro ¿Duerme usted, señor presidente? (1962) Ediciones El Techo de la Ballena.

 

EL PRESIDENTE

 

EL PRESIDENTE vive gozando en su palacio,

come más que todos los nacionales juntos

y engorda menos

por ser elegante y traidor.

Sus muelas están en perfectas condiciones;

no obstante, una úlcera

le come la parte bondadosa del

corazón

y por eso sonríe cuando duerme.

Como es elegido por voluntad de todos

los mayoritarios dueños de inmensas riquezas

es un perro que manda,

es un perro que obedece a sus amos,

es un perro que menea la cola,

es un perro que besa las botas

y ruñe los huesos que le tira cualquiera

de caché.

Su barriga y su pensamiento

es lo que llaman water de urgencia.

Por su boca

Corren las aguas malas

de todas las ciudades.

Con sus manos destripa virgos

y

como una vieja puta

es débil

y orgulloso de sus coqueterías.

Se cree el más joven

y es un asesino de cuidado.

Nadie podría decir

cuál es su gesto de hombre amado,

porque todos escupen su signo

y le dicen cuando pasa:

“Ahí va la mierda más coqueta”.

Cuando

se paga la luz,

el teléfono,

el gas

y el agua,

como un recién-nacido,

entre cuidados y muelles colchones,

la vieja zorra duerme.

Nada le hace despertar.

EL PRESIDENTE vive gozando en su palacio.

 

© Caupolicán Ovalles

Caracas año 62

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: