El Cascanueces se reinventa con un nuevo ballet juvenil

La recién creada compañía está integrada por 40 bailarines que se suman al espectáculo coreografiado por el maestro Vicente Nebrada. Las funciones se ofrecen hasta el domingo en la sala Ríos Reyna.

Cada año, desde hace dos décadas, cuando el Ballet Teresa Carreño anuncia las funciones de El Cascanueces,  con la esmerada y fastuosa coreografía del maestro Vicente Nebrada, las entradas se agotan en cuestión de horas.

En esta oportunidad se sumó al elenco el Ballet Juvenil Teresa Carreño, agrupación que nació luego de un riguroso proceso de audiciones del que se seleccionaron primero 300 candidatos, de estos 100 y finalmente 40, que es el número de bailarines que forman la compañía.

Como muchos de los escogidos son del interior del país, Rita Dordelly, directora artística de El Cascanueces, contó que los nuevos talentos han tenido que lidiar con problemas de logística y transporte por las dificultades que vive el país. Además, reveló que el éxodo de bailarines ha repercutido en la producción, pero que también ha permitido la inclusión de jóvenes integrantes. “Es una situación natural y cíclica que viven los profesionales de la danza, unos se van y otros se quedan”, agregó.

Los bailarines se han preparado desde hace mucho tiempo para lograr con éxito la coreografía creada por Nebrada, quien falleció en el año 2002. La muerte del artista generó una disputa entre la Fundación Teresa Carreño y la Fundación Vicente Nebrada por los derechos de su obra. Hasta que no se resuelva el problema legal, el ballet no podrá llevar a escena ninguna obra del maestro que no sea  El Cascanueces.

Irvin Peña, director ejecutivo del Teatro Carreño, afirma que, a pesar de los altos costos que acarrea una producción como la de El Cascanueces, las entradas se mantienen a un precio solidario. Con precios que varían entre 30.000 y 50.000 bolívares, las 12 funciones del espectáculo que se presentará hasta el domingo están completamente agotadas.

Aun cuando las entradas no son costosas, asegura Peña, el salario de los bailarines no se ve afectado porque son subsidiados por el Estado.

Los boletos para ver El Cascanueces en el Teatro Bolshoi de Rusia, por ejemplo, cuestan entre 165 y 1.350 dólares. Mientras que en la Royal Opera House de Londres pagan desde 115 dólares.

Esta semana el Teatro Teresa Carreño puso a disposición nuevas entradas para las próximas funciones de El Cascanueces. Se pueden adquirir en las taquillas del lugar.

El deterioro. Si bien la familia disfruta el espectáculo de principio a fin, la sala Ríos Reyna no luce como en sus mejores tiempos. Sillas manchadas y alfombras desgastadas reciben al público. Peña explica que el plan de rehabilitación sigue en pie y que ya se han hecho algunos cambios de butacas desde que asumió en 2013 la junta interventora presidida por Gustavo Arreaza, pero que el uso constante del lugar ha hecho que se deterioren nuevamente.

En cuanto a la producción de espectáculos, el director ejecutivo del Teresa Carreño asegura que estos han aumentado. “En 2016 se lograron realizar más de 700 y este año la cifra disminuyó a 456 por el fenómeno de las guarimbas. Pero cuando la situación se normalizó entramos en una espiral de producción de 5 a 6 eventos diarios”, agregó.

Peña espera que la situación económica mejore para continuar con el proyecto de rehabilitación.

De EN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: