ANDRÉS MATA: Sobre la débil rama el blando nido y sobre el nido la piedad del canto.

La Literatura no es otra cosa que un sueño dirigido.

Jorge Luis Borges.

 

Literatura y vida… La Literatura, como el arte en general,

es la demostración de que la vida no basta.

Fernando Pessoa

 

El periodismo es una maravillosa escuela de vida.

Alejo Carpentier.

 

 

Andrés Mata: nace en Carúpano, Estado Sucre, Venezuela, el 10 de noviembre de 1870, y muere a orillas del Sena, en París Francia, el 18 de noviembre de 1931.

Su madre Doña María Cruz Mata Aranguren, su padre José Loreto Arismendi. Al no ser reconocido por su padre y haber nacido en un hogar muy pobre, desde niño se vio en la imperiosa necesidad de trabajar.

Es bautizado en la Iglesia Santa Rosa de Lima de Carúpano.

Conforman su hogar, su esposa Luisa Heuer Lares andina de origen alemán y sus dos hijos Andrés y María Lourdes.

 

Poeta, escritor, periodista y diplomático.

 

Lo sitúan unos, en el romanticismo tardío del que parte; otros admiten, que alcanzó al floreciente modernismo de la época. Podría situarse en el tiempo que transcurre desde el romanticismo al modernismo y con  el surgimiento del parnasianismo en Venezuela, decir, escribe como post- romántico, premodernista y parnasiano tardío, en una amalgama diversa.

 

Con su actitud frente a la vida y a la poesía, el autor de Péntélicas y Arias sentimentales nunca traspasó la frontera romántica. Rafael Ángel Insausti.

 

Más que todo, si a discutir vamos la ubicación literaria de Mata, él es romántico, fundamentalmente, por esa posición que lo hace intérprete de sentimientos, temas, motivos y valores líricos” J.R.Medina.

 

-1882. Julio. Con apenas doce años, Andrés Mata ingresa como colaborador en el semanario  oriental La Avispa en Carúpano, donde ya a tan temprana edad, era el jefe de redacción, iniciando sus pasos en el periodismo.

 

-1885. Funda con dieciséis años el periódico El Día, en el que escribe al lado del investigador e historiógrafo venezolano Bartolomé Tavera Acosta, también carupanero.

 

-1887. Este año, se encuentra Andrés Mata en Ciudad Bolívar. Se ha inscrito en el Colegio Federal de Guayana, la misma edificación que en 1819 sirvió de sede al Congreso de Angostura. Allí, su rector José Lorenzo Mendible, acoge a un número de estudiantes para estudiar el bachillerato, entre ellos, al poeta Andrés Mata y al poeta colombiano José María Vargas Vila quien está exilado en Venezuela.

Publica en el periódico Cabos Sueltos del Orinoco, junto a Vargas Vila y el poeta, periodista y revolucionario Armando Barazarte los fundadores.

 

-1886. Publica en La Opinión el poema J.A.Pérez Bonalde.

 

-1893. Acompaña al exilio a Curaçao y después a la República Dominicana, a Juan Pablo Rojas Paúl (Presidente de Venezuela 1888-1890, perteneciente al Liberalismo Amarillo). En Santo Domingo, Andrés Mata, asume la jefatura de Redacción del periódico El Listín Diario.

 

-1895. Regresa a Venezuela desde Santo Domingo, y se incorpora como colaborador al plantel del Cojo Ilustrado; aparece como redactor del que era para el momento, el principal órgano difusor de las creaciones líricas de los poetas modernistas venezolanos. Colabora en la revista que dará inicio e impulso al movimiento modernista Cosmópolis (1894-1895), al lado del escritor (cuentista)  y periodista venezolano Luis Manuel Urbaneja Achelpohl.

 

En la segunda década de 1900, ejerce cargos diplomáticos como Cónsul, en las embajadas de Génova, Málaga y en el Vaticano (en la Consejería de las tareas diplomáticas).

 

-1896. Pentélicas. Poemario. Tip. El Ojo. Caracas.

Es un poemario de tendencia modernista, prologado por José María Vargas Vila y elogiado por el gran ensayista uruguayo José Enrique Rodó. Son versos impetuosos, altivos y anarquistas. En él, poeta Andrés Mata se olvida de sí mismo, para volcar sus poemas en el pueblo oprimido que le rodea trabajando y sufriendo día a día; escribe como un “poeta civil”. Aparecen  los ensueños de la adolescencia y los ideales de esa generación de jóvenes.

 

Invita a los tribunos:

 

a defender la dignidad del pueblo

a hacer vibrar al golpe de prensa

el hosanna de todos los derechos

 

-1898. Idilio trágico. Tip. El Cojo. Caracas.

Este poemario, es premiado en el certamen de la revista caraqueña El Cojo Ilustrado:

 

¡Oh tú, la candorosa compañera

de mis mejores años! El olvido

no ha logrado borrar de mi memoria

aquella breve, perdurable historia

que comenzó del río en la ribera…

¡Yo buscaba en los árboles un nido

cuando nos vimos por la vez primera!

                                                             V Idilio trágico

Huyendo del conflicto sanguinario

de las guerras civiles,

que convierte la patria en escenario

de torpes odios y venganzas viles.

Nuestras madres, tan puras y tan buenas,

buscaron sitio agreste y solitario

donde calmar sus penas.

                                                              XIII Idilio trágico

 

Mientras daban al viento sus pendones

de purpúreo color los batallones

que a defender el valle se prestaron,

desplegaban banderas amarillas

las compactas guerrillas

que en las verdes colinas acamparon.

 

Vibró el himno de la muerte en las cornetas;

volaron las legiones al combate;

y fue lucha de atletas contra atletas

que en impetuoso y sanguinario embate

decidieron al fin las bayonetas.

                                                                   XV. Idilio trágico.

 

 

Debajo de los árboles. Ninguna

pena que inquiete el pensamiento mío.

Encima de los árboles la luna;

debajo de los árboles, el río.

 

Abro mi corazón…Leo y confío

en la gloria, en el bien, en la fortuna.

Habla de amor, al discurrir el río;

habla de amor, al esplender la luna.

 

Quietud y soledad…Nada importuna

la comunión del pensamiento mío

con el bien y la gloria y la fortuna…

 

Bajo el ramaje trémulo y sombrío

sueña un hilo de oro la luna

sobre el silencio diáfano del río.

 

                                                                Alma y paisaje.

 

-1902. Es el cronista que con una refinada prosa modernista, reseña el banquete que Cipriano Castro y Doña Zolia, brindan a los banqueros de Caracas, en los días de la resistencia contra  el bloqueo internacional de las costas venezolanas.

 

-1904. Es nombrado Individuo de Numero de la Academia de Historia de Venezuela.

 

-1908. 2 de enero. Es electo Académico de la Lengua.

 

-1908. Es uno de los redactores de El Constitucional en Caracas.

 

-1909. 1 de abril. Funda con su amigo, el abogado, periodista, ensayista y político venezolano Andrés Vigas, el diario El Universal de Caracas, uno de los medios informativos que actualmente sigue siendo emblema nacional del periodismo. Será su director hasta el día de su muerte.

 

-1911. Presenta al entonces adolescente poeta Andrés Eloy Blanco, en su primera página del diario El Universal de Caracas.

 

-1914. Representación en el Parlamento del estado Cojedes.

 

-1919. Representación en el Parlamento del estado Anzoátegui.

 

-1930. Poesías escogidas. Casa Editorial Franco-Ibero-A.

Este poemario, Andrés Mata, lo  da a la imprenta un año antes de fallecer; es una selección de sus poemas realizada por el mismo poeta.

 

-1931. Lo sorprende la muerte con sesenta y un años, mientras se halla en Francia.

 

A título póstumo, se publican póstumamente las composiciones poéticas escritas por el poeta Andrés Mata, con anterioridad a Pentélicas.

 

-1932. Poesías. Edit. Sur América. Caracas. Con prólogo de Crispín Ayala.

 

-1942. Arias sentimentales y otros poemas. Editorial Cecilio Acosta. Caracas.

En este poemario, su verso es musical, finamente romántico, en una lengua melódica.

 

¿Un amor que se va?… ¡Cuántos se han ido!

Otro amor volverá más duradero

Y menos doloroso que el olvido.

 

El alma es como pájaro inseñero

Que roto el nido en el ruinoso alero,

En otro alero reconstruye el nido.

 

Puede el último amor ser el primero.

Mientras más torturado y abatido

El corazón del hombre es más sincero.

 

Tras de cada nublado hay un lucero

Y por ruda tormenta sacudido

Florece hasta morir el limonero.

(…)

                                                                    Música triste.

 

La sombra como negra colgadura

De un viejo catafalco, en la sombría

Nave de un templo abandonado al culto

En que vivieron épocas extintas,

Ya condensada en la mitad del cielo

En opulentos pliegues descendía.

Flotó un rayo de luz entre las nubes,

Y brilló, cual trágica pupila

                                                                  Nocturno.

 

 

-1954. Oda a Santa Rosa de Lima. Tip. Apolo. Caracas.

 

-1956. Poesías completas. Edime. Caracas-Madrid. Con prólogo de Arturo Uslar Pietri.

 

-1965. Algunos poemas. Edics. Poesía de Venezuela. Caracas.

 

-1970. Obra poética. Imp. Municipal. Caracas.

 

-1976. Breviario lírico. Dirección de la Gobernación del Distrito Federal. Caracas.

 

¿Ves el ave y el nido en la desnuda

rama del árbol que a morir avanza?

¿No te sorprenden en estrecha alianza

la primavera y la estación ceñuda?

(…)

¿Qué estímulo mayor a tu quebranto?

Sobre la débil rama el blando nido

y sobre el nido la piedad del canto.

 

                                                          Momento optimista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: