EL PLAN REVERÓN: cómo se come, para qué sirve, a dónde va.

Oscar Sotillo

Era una de esas tardes soleadas en las que los venezolanos decimos que “el catire está apretao”, mientras nos enjuagamos la frente del sudor con la que el astro dorado nos saluda. Sin burocratismo, con la puntualidad que para nuestra suerte le permitió su agenda copada y la usanza de quien está acostumbrado a valorar el tiempo de todos, Oscar Sotillo nos recibió en su oficina del IARTES, Instituto del que recientemente fue nombrado director, a la par de su designación como viceministro de Identidad y Patrimonio del Ministerio de la Cultura.

Mira Óscar, le decimos a manera de broma y saludo, ¿y ya te acostumbraste a que te llamen “el vice”?

Sonríe ampliamente, y contesta divertido: bueno, ustedes saben que en revolución hay que adaptarse a todo, rápido y eficientemente. A lo largo de la entrevista, Sotillo habla con el entusiasmo del que esta electrizado por sus convicciones, del que está haciendo lo que le apasiona.

El gobierno nacional como política cultural, reciénteme ha lanzado el Plan Reverón, ¿en qué consiste dicho plan?

El Plan Reverón, digamos que es a grandes líneas el plan maestro de la gestión del ministro Ernesto Villegas; un plan alineado por supuesto a la Constitución, al plan de la patria, y pretende seguir avanzando por los caminos donde la Revolución Boliviana ha llevado la gestión cultural pública.

Hablamos en la introducción del plan de algo muy hermoso, que lleva el nombre de Armando Reverón, ese espíritu de identidad que nos ronda por ahí nuevamente en el caribe y aquí en Venezuela. Una línea bonita que me gusta mencionar es que, más que un pintor Armando Reverón es un héroe de nuestra identidad, y eso tiene mucho que ver con el espíritu de este plan. Es un personaje que nos define, que nos ha interpretado, que ha hecho una obra extraordinaria que se pierde de vista en la cultura venezolana y que da nombre a este plan hermoso que pretende seguir avanzando por los caminos que ya les dije.

Esto tiene varios puntos muy claves, (sin entrar en detalle): el primero es la creación de una gran maquinaria de comunicación dentro de la cultura para la cultura; un mecanismo grande de comunicaciones. Hemos tenido mucha   atomización, muchas cosas muy pequeñas dentro de la comunicación de la cultura, y pretendemos hacer una gestión donde se robustezca la zona comunicacional, que se dé a conocer, que se visibilice muchas obras de las culturas que no han sido visibilizada de la mejor manera, o en la gran cantidad que merecen, tiene eso que ver con la identidad; con el territorio, con una gran cantidad de cosas, pero es crear una gran maquinaria de comunicación alrededor de la cultura.

Otro punto básico, es el relanzamiento de la Misión Cultura en todo el territorio nacional. Vuelve (el Plan Reverón) a tocar lo identitario, el territorio, y esta vez se va hacer a través del tejido de los CLAP (comités locales de abastecimiento y producción), y del tejido territorial. El CLAP como ustedes saben es un tejido político-social muy difuminado en el terreno y nos va a servir de plano de trabajo gigante, de cuadrícula en todo el territorio nacional.

Hay otro tema hermoso que estamos haciendo desde el punto de vista comunicacional; es visibilizar los viernes como de cultura y turismo, estamos nucleando sobre los días viernes las acciones comunicacionales en la cultura. Cada viernes va a haber actividades notorias sobre el tema cultural, la cultura sale todos los días, pero los viernes estamos nucleando la comunicación.

Estamos avanzando hacia la creación de una agenda cultural unificada, porque hay muchísimas actividades culturales en Venezuela, y en Caracas ¿cuántas no habrán? hechas por el ministerio de Cultura, por PDVSA La Estancia, por el Banco Central de Venezuela, por nuestras universidades, por muchos actores en el tema cultural. Queremos unificar todo esto y avanzar sobre la posibilidad de tenerla en una sola unidad para que la gente consulte y sepa que actividad cultural hay en su ciudad, no sólo en Caracas, sino en todas las ciudades de Venezuela, estamos trabajando en un proyecto para eso.

Queremos hacer también un gran censo de artistas, un gran registro nacional que nos permita identificar el sitio, la manifestación cultural, su perfil social, de salud, de trabajo de los artistas en todo el territorio, (identificar) dónde están nuestras universidades. Como un atlas gigante de todo lo que es la cultura venezolana, y lo queremos hacer de manera completa, robusta, con la gran inspiración del carnet de la patria, que ya sabemos cómo funciona.

Otro elemento importante del Plan Reverón es el avance clave, importantísimo, y no porque lo nombre de tercero es menos importante; de sentar las bases definitivas de una nueva economía cultural, esto ha sido un tema largo en el ministerio, de hecho, hay uno de los viceministerios de la cultural que lleva el nombre de Fomento para la Economía Cultural.

Estamos atravesando una guerra económica brutal, sin embargó ahí la cultura es clave, tanto en el aspecto espiritual como en la necesidad de convertirse en un mecanismo también de producción económica. Nosotros lo hemos llamado “base para una economía cultural post petrolera”, eso quiere decir que pasamos de esa tradición de que los petrodólares que ingresaban al país financiaban a los mecanismos culturales.

Ahora resulta que la cultura tiene que embarcarse también en una lógica productiva, que si bien la hay y difusa, porque sí la hay, pero necesita ser concebida de otra manera, y estructurada de manera de poder ser visibilizada: en el aporte del producto interno bruto, en las medidas, y en los indicadores económicos de país también.

Sin embardo, (la cultura) aliada y de la mano del turismo y del lado de la educación, tiene mucho que hacer. Hay zonas donde estamos buscando dinámicas, inversión, mecanismo que permitan que fluya (la lógica productiva).

Nosotros tenemos casi un millón de niños inscritos en el sistema de orquestas, pero no hacemos la cuerda de los violines, ¿por qué no?, eso sería tremenda empresa, tremenda industria, ahí la pudiéramos tener, ¿por qué no vemos como la hacemos?, son costosísimas y nosotros ahora sin dólares tenemos que hacerlas aquí, ¿cómo nosotros mecanizamos toda la producción artesanal de Venezuela? Bueno, vamos a buscar la manera, es repensar esa zona de la economía cultural.

Y lo primero que se ha dicho, y ahí estamos alineados con nuestro presidente Nicolás Maduro, es en el uso del Petro. Estamos avanzando, diseñando, trabajando y estudiando, qué es el Petro, cómo va a funcionar en general, y en el aspecto cultural.

Los invito los días siete y ocho de febrero, los invito a todos, van a ser dos días de debate en la Biblioteca Nacional sobre el tema del Petro en la cultura. Ahí vamos a estar discutiendo, desde todo ángulo, todas las cosas que no conocemos. Nos estamos enfrentando a un nuevo paradigma en la moneda, en la economía, ¡vamos a investigar qué es eso!, vamos a ponernos de primeritos. Eso es un tema clave, para una nueva economía tenemos que repensar inclusive la moneda. El presidente Nicolás Maduro nos dijo: “vamos a pensar en el Petro, en cómo lo vamos a usar en el aspecto cultural”.

Esos son los grandes temas del Plan Reverón, claro, de ahí se desprende una cantidad de proyectos: encuentros, ferias, replanteamiento del tema de la territorialidad, por ejemplo, discutir a ver qué ha pasado con los gabinetes. Para que el ministerio no sea un ministerio caraqueño, sino un ministerio que este en los 24 estados. Esto en un término grueso, son los proyectos.

Con respecto a los términos de la creación de la maquinaría comunicacional, ahí vendrán grandes proyectos: desde un canal de televisión, la intensificación del uso de las redes, una cantidad de mecanismos… desde el punto de vista del territorio, repensar cual es nuestra extensión en la territorialidad; desde el punto de vista del lanzamiento de la Misión Cultura, dibujar otro tejido a través de los CLAP.

Todo esto pasa por la recuperación de la capacidad rectora del Ministerio de Cultura en el diseño y ejecución de Políticas; porque ha sido un ministerio que ha funcionado de una manera atomizada, sus veintiocho entes no necesariamente han trabajado en el mismo sentido. Es un tema de crear cierta gobernabilidad sobre el mecanismo que es el ministerio, el gigante mecanismo que es el ministerio de cultura, y hacerlo sin detener el carro, que siga andando y profundizando en un marco de estos primeros meses de campaña electoral, y en un marco de crisis económica.

Ahí estamos montados y por ahí vamos caminando con todas esas dificultades, pero con la convicción de que nos acompaña el espíritu de Armando Reverón, en la manera de entender todo esta complejidad que tenemos.

Hablaste sobre la unificación de las instituciones estatales que generan cultura, pero, en el caso de aquellas organizaciones, colectivos o individualidades que promueven y hacen cultura independiente, ¿cómo entrarían dentro del Plan Reverón?                    

Fíjate, yo hablaba de esos mecanismos que son los mecanismos estatales, todo el componente constituido, digamos: ministerio de cultura, gobernaciones, alcaldías, universidades y otros entes de fuerza cultural; por ejemplo, en Monagas, es obvio que PDVSA es una fuerza cultural, en Falcón, en Zulia, en Caracas… fíjate, la programación de PDVSA La Estancia -no se puede pensar que es otra cosa- es el Gobierno mismo; es la unificación de todas las fuerzas del Gobierno que tienen participación en el tema cultural.

Eso es para que todo eso que tú llamas cultura independiente, esos grupos que hacen vida, estén favorecidos de que hay una Política unificada, más profunda, que invierte en donde tenga que invertir, porque todos estos mecanismos lo que atienden es a esos grupos, a la gente, a todos los artesanos, toda la gente independiente, al cantante, al músico. Es la participación permanente.

Lo que no queremos es que haya una fiesta tradicional en un pueblo y se hagan cinco fiesticas, que cada institución haga una fiestica, sino que las cinco instituciones hagan una amplia donde todo el mundo participe, es eso, alinear de manera que la Política cultural del Estado sea una sola, grande y rozagante. Que exista la diversidad pero que también tenga mucha fuerza, porque lo que pasa cuando trabaja cada quien en su parcela, es que se distorsiona la cosa y terminamos haciendo mil esfuercitos, cuando pudimos hacer un solo gran esfuerzo, para avanzar hacia una cosa.

Es lo que se intenta, pero obviamente es de armonía con los colectivos, con los artistas, porque todo esto es para los trabajadores; desde la casa del artista que atiende el tema de las pensiones, hasta esos malabarismos que tenemos que hacer para conseguir los materiales para trabajar, todo está dirigido a que el artista pueda hacer su trabajo y que tenga su garantía social, su apartamento, su salud, sus cosas para que puedan en el marco de esta crisis, trabajar.

Un comentario sobre “EL PLAN REVERÓN: cómo se come, para qué sirve, a dónde va.

  • el 19 marzo, 2018 a las 3:45 pm
    Permalink

    Buenas tardes por favor si me pueden ayudar a contactar a un representante de este proyecto de cultura armando Reveron 2018, requiero con urgencia plantearle mi situación como cultor de la Parroquia la Pastora sin apoyo,sin que me escuche mis propuestas, ni encontrar donde exponer mis obras. por el amor de DIOS,que por escrito, o por teléfono se comunique conmigo urgente si es verdad que este proyecto tomará en cuenta al cultor popular.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: