Seis de febrero de 1970, el día que el salto Ángel volvió a hacer historia

El Salto Ángel ubicado en el parque nacional Canaima en el estado Bolívar, es una de las caídas de agua más espectaculares y conocidas del mundo, además de la más alta con nada menos que 978 metros de altura. Como sabemos su nombre se debe al piloto James Crawford Ángel, Jimmy Ángel, quien en 1931 durante un vuelo de exploración sobre la selva fotografió la cascada.

El gran salto por supuesto, ya formaba parte de la vida de los indígenas venezolanos que lo conocían con el nombre de Kerepakupai Vená, que significa «salto del lugar más profundo». El origen de su descubrimiento por parte de la civilización occidental no está del todo claro, según las dos versiones más difundidas una le atribuye el hecho al explorador español Félix Cardona Puig quien supuestamente sería el primero en registrar un mapa en 1927. La otra versión afirma que ya en 1910, el venezolano Ernesto Sánchez La Cruz, habría trazado mapas describiendo el salto en 1910 para el Ministerio de Minas e Hidrocarburos.

En cualquier caso, lo que sí está claro es que Jimmy Ángel fue el primero en ver el salto desde el aire, fotografiarlo y organizar una expedición para realizar un reconocimiento más exhaustivo de la zona. El día 9 de octubre de 1937, a las 11:20 am, Ángel despegó  del campamento base y se dirigió al punto que se había considerado como más propicio para intentar el aterrizaje en la cima del salto.

Al momento del aterrizaje el avión comenzó a rodar perdiendo velocidad y sustentación, hundiéndose cada vez  más  en el terreno, hasta que pasaron por una superficie más blanda de lo esperado y el tren delantero quedó atascado en la tierra, provocando que el avión volcara clavando el motor en el terreno.

A Jimmy Ángel y a sus acompañantes les fue imposible sacar el avión del terreno donde había quedado trabado, así que tuvieron que abandonarlo y regresar a pie al campamento.

Ángel, murió en Panamá el 08 de diciembre de 1956 víctima del asma y el paludismo. Antes de morir manifestó su deseo de que la avioneta modelo Flamingo, que fuera bautizada por él como Ryan, permaneciera sobre la meseta. Sin embargo, en 1970 tuvo que ser pasado por alto el mandato testamentario pues la avioneta estaba sumida en el pantano y con el tiempo quedaría hundida completamente.

Un seis de febrero de 1970 gracias a un gran esfuerzo logístico, la avioneta fue rescatada y restaurada por el ejército venezolano y posteriormente exhibida en varias ciudades de Venezuela. El 26 de abril de 1980 retornó al estado Bolívar, donde fue declarada Monumento Público Nacional resolviéndose dejarla definitivamente en este estado, hogar del salto Ángel.

Provisionalmente fue ubicada en el parque Leonardo Ruíz Pineda de ciudad Bolívar y finalmente en el jardín de la terminal de pasajeros del aeropuerto, donde sufrió el impacto de un gran árbol sacado de raíz por vientos huracanados. El pueblo bolivarense con esa mezcla de misticismo y humor que caracteriza al venezolano, exclamó cuando tiempo después un vehículo automotor se desvió de la avenida impactando de nuevo a la avioneta Flamingo: “¡es la ira de Jimmy Ángel!”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: