El escándalo de las ONG: haciendo rentable la pobreza

Un escándalo de abuso sexual que originalmente se centró en torno a Oxfam se ha extendido a muchas otras organizaciones de caridad, incluidas la Cruz Roja y Unicef. Esto ha iluminado el mundo opaco de las grandes organizaciones de caridad, revelando que estas organizaciones son parte del sistema capitalista que pretenden estar en una misión para hacer justicia. En realidad, se alimentan de la pobreza y de la conciencia pública sobre la misma, sin hacer nada para ponerle fin.


Roland Van Hauwermeiren fue el jefe de la misión de Oxfam en Haití después del terremoto de 2010, que dejó diezmado al país. Haití es uno de los países más pobres del mundo y tiene el mayor número de trabajadores de ONG per cápita.

Se descubrió que el Sr. Van Hauwermeiren había pagado regularmente por sexo en Haití (que es ilegal allí) y que utilizó las instalaciones de Oxfam para organizar orgías con prostitutas. Se ha alegado que el personal de Oxfam había utilizado prostitutas menores de edad. Además, o bien el Sr. Van Hauwermeiren, o bien uno de los otros empleados de Oxfam despedidos por el escándalo, hizo del sexo la condición previa o el pago por dar ayuda. Esto demuestra las condiciones reales que obligaron a estas mujeres o niñas a prostituirse. Tres de los acusados también amenazaron físicamente a testigos en la investigación subsiguiente.

¿Acabar con la desigualdad o exacerbarla?

Aunque Oxfam destituyó a los acusados en 2011, lo omitió en un informe que se refería a otros casos de mala conducta por parte de la organización benéfica. Además, Oxfam ha hecho todo lo posible para que el Sr. Van Hauwermeiren pueda irse con dignidad.

El Sr. Van Hauwermeiren terminó ocupando otra posición destacada como jefe de la misión de Acción contra el Hambre en Bangladesh. “Acción contra el Hambre dijo que había llevado a cabo una serie de comprobaciones sobre el Sr. Hauwermeiren, pero que no había recibido ninguna información de Oxfam sobre un comportamiento inapropiado o poco ético”. (BBC News, 19 de febrero de 2018)

El fracaso, o la negativa a advertir a otros empleadores de sus acciones y la razón de su despido, nos dice mucho sobre estas gigantescas organizaciones de caridad. La cúpula de estas organizaciones benéficas son como cualquier otra organización capitalista – llenas de peces gordos contratados de otras grandes organizaciones benéficas o de negocios, esperando ser “remunerados” como si estuvieran siendo empleados por una corporación privada con fines de lucro.

La justificación de sus absurdas remuneraciones salariales es siempre la misma: si no se les paga a la’ tarifa de mercado’, llevarán sus servicios a otro lado, gracias. Están comprometidos con acabar con la desigualdad… a cambio de una paga gigante.

255.000 libras esterlinas es el nivel salarial medio de los directores generales de las 100 principales organizaciones benéficas. Los que cobran más caro ‘ganan’ alrededor de ¡£850.000 al año! Mark Goldring, directivo de Oxfam, está comparativamente mal pagado – pero todavía se le paga £127.753 más gastos de £12.006 y contribuciones para su pensión de £12.818.

No es de extrañar que The Guardian informe que “una de las organizaciones benéficas más queridas del país” recibió el siguiente mensaje de un donante mensual en 2013:

“Dice aquí en esta carta que enviar 4 libras de mi parte podría ayudar a salvar una vida. ¿Qué tal si tu directivo cobra 40.000 libras menos el año que viene y salva 10.000 vidas?” (The Guardian, 20 de enero de 2017)

Desastres antinaturales

Para las grandes organizaciones de caridad como Oxfam, el rasgo permanente de pobreza e imperialismo no son cosas contra las que luchar, sino que se utilizan para que unos pocos empresarios más puedan vivir el estilo de vida que esperan.

Las ONGs pululan en países como Haití. Estas poderosas ONG saben perfectamente bien por qué estos países son tan pobres. Saben que están esclavizados por la deuda con los países ricos que nunca podrán pagar. Y saben que estos países endeudados han pagado estos préstamos muchas veces a través del pago de intereses. Pero este es otro escándalo mucho más grande, que preferirían mantener en secreto.

Cualquiera que haya visto un anuncio de Oxfam, o visto Comic Relief, sabe que nunca se nos dice por qué esta pobreza continúa, década tras década, arruinando las vidas de la mayoría de la gente en la tierra. En vez de eso, simplemente se nos muestran imágenes de la pobreza que rompen el corazón y se nos pide que soltemos dinero guiados por un enorme sentimiento de culpa, como si la clase obrera occidental tuviera la responsabilidad de esto. La implicación que esto tiene es que toda esta pobreza es un estado de cosas natural, o de alguna manera inevitable, del que nadie tiene la culpa.

Este enfoque no sirve para acabar con la pobreza. Mientras tanto, los ejecutivos y gerentes de estas organizaciones benéficas contribuyen incluso a los padecimientos de estos países.

El escándalo Oxfam no es nuevo ni excepcional. La ONU, aunque técnicamente no es una organización benéfica, participa mucho en el “complejo de las ONG”, explotando a los países pobres. También está envuelta en escándalos que apenas se han denunciado. Como hemos informado en otra ocasión:

En noviembre de 2007,114 miembros de los 950 miembros del contingente militar de Sri Lanka para el mantenimiento de la paz en Haití fueron acusados de conducta sexual inapropiada y abuso sexual. 108 miembros, incluidos 3 oficiales, fueron devueltos después de haber estado implicados. La Oficina de Servicios de Supervisión Interna de las Naciones Unidas ha admitido que “los actos de explotación y abuso sexuales (contra los niños) eran frecuentes y se producían normalmente por la noche, y en prácticamente todos los lugares donde se desplegaba el personal del contingente”. En 2015, los efectivos de mantenimiento de la paz de la MINUSTAH (fuerzas militares bajo el auspicio de la ONU) fueron acusados de abusar de cientos de haitianos más.

“¡Si esto no era lo suficientemente malo, los’ pacificadores’ de la ONU han traído el cólera a la isla por primera vez en 150 años, ¡lo que ha provocado más de 9.000 muertes!”

Como resultado de esta exposición, Oxfam ha perdido 7.000 donantes regulares. Tal vez puedan salir del agujero financiero que esto les dejará con la reapertura del Presidents Club1 y aspirar más donaciones de hombres ricos…?

1.- El Presidents Club es una cena anual que tiene lugar en Londres para sacar fondos con fines de caridad en la que participan varios cientos de altos directivos empresariales, de los medios de comunicación y de organizaciones benéficas, todos ellos hombres. Ha estado envuelto en escándalo de fiestas sexuales con decenas de mujeres jóvenes contratadas para dicho fin en dichas reuniones anuales.

 

Por Daniel Morley | De Lucha de Clases

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: