LAS CONSTELACIONES FAMILIARES

Esta columna está diseñada para publicar diferentes temas relacionados con la evolución integral del ser humano en todos sus niveles: salud física, emocional, mental, espiritual, con el propósito de que los lectores se sientan identificados y reconozca su valía, sus talentos y sienta autoestima y se haga responsable de sí mismo, para que logre vivir en paz y equilibrio, transformando una conciencia colectiva que se expanda al resto del mundo.


Las constelaciones familiares son un tipo de terapia  rápida profunda y eficaz, que sirve para tratar diversos temas como problemas con la familia, con el trabajo, con la pareja, y emociones como el abandono, la tristeza, y también enfermedades.

El trabajo de constelaciones familiares facilita la comprensión de las dinámicas e implicaciones familiares que mantienen los problemas y los alimentan. Mira la red de vínculos en la que todas las personas estamos insertados y clarifica la dirección más sana para que la persona se oriente al desarrollo y al crecimiento. La constelación se proyecta hacia el futuro y hacia movimientos de solución. Asimismo permite la resolución de dificultades que afecten al yo, a una relación o a nuestra familia.

Todos somos miembros de una familia y estamos ligados por profundos lazos de amor y lealtad. En muchos casos, este amor que nos puede llevar a la felicidad, nos puede traer desdicha e incluso enfermedad. En el trabajo de Constelaciones Familiares las dinámicas e implicaciones que generan desdicha salen a la luz y, al restaurar el orden, aparecen soluciones que hacen fluir bienestar y alivio de todos los miembros de una familia.

Las constelaciones familiares fueron creadas por el filósofo, teólogo y pedagogo Bert Hellinger, luego de haber estudiado diferentes corrientes holísticas como el  psicoanálisis, terapia Gestalt y análisis transaccional. Desarrollo  esta terapia familiar conocida hoy en día constelaciones familiares.

Bert Hellinger, psicoterapeuta alemán y ex sacerdote desarrolló este método a mediados de la década de 1990 y es el fundador de esta técnica. A lo largo de su trayectoria ha tratado y estudiado a familias durante más de 50 años, y observó que muchos de nosotros utilizamos inconscientemente patrones familiares destructivos que nos conducen hacia la ansiedad, la depresión, la ira, la culpa, la soledad, el alcoholismo e incluso la enfermedad como una forma de “pertenencia” a nuestras familias. Su teoría es que, unido por un amor profundo, un niño a menudo sacrifica sus propios intereses en un vano intento de aliviar el sufrimiento de un padre u otro miembro de la familia.

Las constelaciones familiares sirve para tratar casi cualquier cosa, traumas de la infancia, depresión, tristeza y melancolía, superar sucesos trágicos como las pérdidas o duelo, afrontar las enfermedades, para problemas de pareja, actual o relaciones del pasado, problemas de fertilidad o adopciones, problemas con los hijos (cualquier tipo), dificultades en las relaciones familiares o en las relaciones sociales.

Para solucionar los problemas que hemos heredado, se puede hacer la terapia de forma grupal o individual.

En la grupal puedes implicarte a 3 niveles: Como cliente exponiendo un asunto personal que quieras solucionar… Como representante donde te pones al servicio del cliente representando a algún miembro de su familia. O como participante observas y ayudas con las energías durante el transcurso de la constelación.

El constelador, el que dirige la dinámica, hace que la persona exponga su problema, después elige a las personas que representarán a la familia actual o de origen. Los va colocando y les pide que se muevan o actúen de acuerdo a las energías que perciban mientras están interpretando el papel.  El constelador va orientando (moviendo de sitio) a través de los que expresan los representantes, ayudándoles con frases sanadoras. Se suele terminar incluyendo al cliente y pidiéndole que ocupe su lugar para que participe de esa nueva imagen sanadora de la familia.

También se puede constelar de manera individual. Para ello se usan figuras o muñecos, tapetes o papeles para configurar el Sistema Familiar. El trabajo de percepción de energías lo hacen el cliente y del constelador únicamente.

Atrévete a mirar y resolver los enredos que te limitan

Facilitadora en Terapia Sistémica Familiar y Empresarial, Facilitadora de Grupos Terapéuticos, Terapeuta en sección individual, grupal y de pareja, Terapeuta Reiki, Lcda Administración Comercial.

Emilis F. Manau Velásquez

Facilitadora en Terapia Sistémica Familiar y Empresarial, Facilitadora de Grupos Terapéuticos, Terapeuta en sección individual, grupal y de pareja, Terapeuta Reiki, Lcda Administración Comercial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *