CÓMO SANAR LA SEXUALIDAD REPRIMIDA CON LAS CONSTELACIONES FAMILIARES

No tener una vida sexual plena puede ser causa de traumas vividos al interior de la familia.

Cuando una persona vive una experiencia traumática, algo muy profundo en ella se quiebra. Puede que siga funcionando en el trabajo y tal vez, puede hacer una vida aparentemente normal, pero el lugar donde aparecerá ese quiebre es en la intimidad. “La sexualidad es una de la áreas que se resiente cuando se ha vivido algún trauma”,. Cuando la persona está sin defensas, en un espacio de intimidad, generalmente aparecen las dificultades. Se resienten las relaciones de pareja y los vínculos con las personas más cercanas. “El dolor que aparece te lleva a querer escapar de él y evitar la intimidad porque te duele”. En ese sentido, tener miedo, quedar insatisfecho, no querer tener sexo, no disfrutar y reprimirse sexualmente serían algunos de los comportamientos que podrían surgir como respuesta a sucesos dolorosos que dejaron huella. Sin embargo, desde la terapia de las constelaciones familiares, reprimir la sexualidad también puede ser producto de temas no resueltos que se producen al interior de las familias y que provocan, además, que la persona esté llevando inconscientemente consecuencias de acciones realizadas por sus antepasados, sintiendo que no está libre para vivir relaciones amorosas plenas. “Cuando una persona nace está, en primer lugar, en el círculo de la madre desde el amamantamiento y los primeros cuidados. Cuando la persona crece, 8, 10 años, la mujer se siente muy atraída por su padre. Luego, si las condiciones de la familia son favorables y hay un trabajo consciente, la mujer vuelve al círculo de la madre para con ella aprender a ser mujer”,

En el caso del hombre, él tiene que hacer sólo un movimiento, consciente, hacia su padre, aprendiendo de él a ser hombre. Cuando este gesto no se produce es muy probable que sea muy difícil establecer compromisos estables de pareja, y según esta terapia, “tu corazón queda como “enamorado” del padre opuesto y por lo tanto, será muy difícil encontrar a alguien que llegue a la altura”. Otra explicación surge cuando existen dinámicas incompletas en el sistema familiar. Es decir, cuando una situación no quedó resuelta, las generaciones siguientes lo tomaran, en forma inconsciente y pueden manifestar dificultades en diferentes aspectos de la vida. Es decir, “se carga un destino que no es propio, lo cual produce enfermedades, disfunciones sexuales, dificultades laborales, relacionales”. Para enmendar estas posiciones y vivir el propio destino se utilizará esta técnica que requiere a veces de una sola sesión individual aunque también se puede trabajar grupalmente. Para ello es necesario tomar la información que viene del campo de conocimiento, llegar a la situación inconclusa y a través del uso de ciertas frases sanadoras, orientadas a la solución, que servirán para obtener una nueva mirada que permita incorporar lo que sucedió, devolver la responsabilidad a quien le corresponda, y en definitiva, volver a tomar la propia vida, produciendo alivio tanto en la persona que consulta como en su propio sistema familiar. Por ejemplo, pudo existir una abuela que fue abusada, que no pudo trabajar su trauma y una nieta presente conflictos sexuales. En cada caso será diferente, pero lo interesante es que la sanación o resolución de una problemática se realiza desde lo que llaman, el “alma familiar” o inconsciente colectivo familiar, “que contiene todas las vivencias familiares que no han sido completadas y por lo tanto, todos los que vienen o nacen también les llegará esta herencia inconciente familiar”, Reprimir la sexualidad radica en el hecho histórico que la mujer fue tomada como objeto sexual. “La mujer está tan triste internamente porque se le maltrata, humilla y se usa, pero creo que las mujeres están despertando y recordando su propósito sagrado de ser y al ser maltratadas ponen distancia y no están dispuestas a que se siga abusando de ellas”. La reconciliación de las mujeres con su ser femenino, con su esencia femenina y eso,  pasa porque la mujer vuelva a relacionarse con su sangre menstrual, como algo sagrado y no como un desecho. “En vez de votarla a la basura, honrarla y devolverla a la tierra, y enseñarles a las niñas desde pequeña que su cuerpo, su sangre y su sexualidad son sagradas. Que las mujeres no están al servicio de nada ni de nadie excepto de si misma, porque sino desde pequeñas comienzan a traumarse porque se disocian entre su sabiduría y lo que ven la TV”.

Facilitadora en Terapia Sistémica Familiar y Empresarial, Facilitadora de Grupos Terapéuticos, Terapeuta en sección individual, grupal y de pareja, Terapeuta Reiki, Lcda Administración Comercial.

Emilis F. Manau Velásquez

Facilitadora en Terapia Sistémica Familiar y Empresarial, Facilitadora de Grupos Terapéuticos, Terapeuta en sección individual, grupal y de pareja, Terapeuta Reiki, Lcda Administración Comercial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *